Dirección

Dirección

Enfermedades de la piel y el pelo en mascotas


Las alergias


Las alergias más comunes en nuestras mascotas son:
Alergia a la saliva de la pulga
Alergias alimentarias
Atópicas (alergias a partículas en el ambiente: polen, ambientadores, ...)

Estas tres enfermedades tienen síntomas muy parecidos, especialmente el picor.
Aunque el animal que es alérgico siempre lo va a seguir siendo, a veces presentará picor y rascado (con lo que se lesionará la piel y se arrancará el pelo) y otras veces no. Esto depende de factores como:
la cantidad de alergenos: si el paciente es atópico, estará peor cuando haya más polen en el ambiente, por ejemplo en primavera.
la asociación de otras alergias: un paciente que es alérgico a las pulgas, es fácil que también lo sea al polen o a algún alimento.
la asociación de otras enfermedades: las infecciones de piel ayudan a que los perros alérgicos se rasquen más.
Otros factores: el calor, el estrés... ayudan a que el paciente se rasque más.

¿Qué se puede hacer para tratar a nuestra mascota alérgica?

Utilizar todos los medios que tenemos a nuestro alcance:
Realizar un buen control de pulgas durante TODO EL AÑO. Si nuestra mascota es alérgica a la saliva de la pulga, solo con que le piquen una vez, desarrollará un cuadro de picores y lesiones en la piel que le durarán días o semanas.
Administrar una dieta hipoalergénica: las mejores son las dietas comerciales que están hechas a base de proteínas hidrolizadas.
Administrar ácidos grasos: se ha demostrado que los ácidos grasos tiene un efecto antiinflamatorio sobre la piel. Esto ayuda a controlar la inflamación y el picor en animales alérgicos.
Evitar o controlar infecciones de piel, heridas, otitis... Para aplicar el tratamiento adecuado se recomienda siempre ir al veterinario para que estudie el caso y si procede hacer una inmunoterapia (vacunas semanales especialmente diseñadas para cada perro, que ayudan a reducir el umbral del picor).

Piodermitis Bacteriana


Se trata de un proceso inflamatorio que afecta a manos y pies. Las causas son muy numerosas, como cuerpos extraños, irritantes, fertilizantes, quemaduras por máquinas de peluquería, parásitos, hongos, bacterias, reacciones alérgicas, procesos auto inmunes, factores psicógenos, tumores... La presencia de bacterias es a veces circunstancial, es decir secundaria al proceso que realmente causa la enfermedad.

Es una enfermedad muy pruriginosa que provocará el lamido y como consecuencia el empeoramiento del proceso. Los ganglios de la zona afectada suelen estar inflamados y a veces el dolor produce cojera. Es imprescindible, además de atacar la causa prescribir antibióticos durante 8-12 semanas y hasta 10 días después de desaparecidos los síntomas. Son muy útiles los lavados sulfato de magnesio.

Existe una variedad que además afecta a las almohadillas y que suele deberse a un problema inmunitario o ser la manifestación de una reacción adversa a algún medicamento.

Pioderma canina de los puntos de Presión


Se denomina también pioderma de los callos. Es frecuente en perros de razas grandes y gigantes. El callo es una respuesta de la piel a los traumatismos continuados, y son frecuentes en codos, tarsos y esternón. Los simples golpes que reciben estas zonas cuando el perro se deja caer para tumbarse en un suelo duro, son causa suficiente para su aparición.

Son más frecuentes en épocas de calor, que es cuando el perro busca los suelos fríos. Debido a estos golpes, la piel sufrirá un aumento de elasticidad y aparecerán heridas y fisuras que sufrirán una contaminación bacteriana. Aparecerán fistulas y úlceras. El tratamiento consistirá en la administración de antibióticos durante 14 días y en proteger la zona con algún vendaje acolchado.

Pioderma Nasal canina


Es una infección bacteriana profunda de la región nasal del perro. La causa primaria es desconocida, pero la infección puede comenzar debido a la acción de hocicar o a otro traumatismo local que permitiría la colonización de la zona por bacterias. Aparecerán primero pápulas y pústulas que evolucionan a fistulas, úlceras y costras. Son lesiones dolorosas, que se hacen pruriginosas.

El rascado las empeora. Dado que algunas enfermedades alérgicas e inmunológicas pueden dar lugar a lesiones parecidas, es recomendable la realización de citologías, cultivos e incluso biopsias en caso de que el proceso no remita a la antibioterapia durante dos semanas. El tratamiento tópico con champús antibacterianos suele dar muy buenos resultados, dejando actuar el producto durante diez minutos. Si hay picor intenso, estará justificado colocar un collar isabelino.

Pioderma del Mentón y del Hocico (Acné canino)


Se trata de un proceso inflamatorio debido al menos parcialmente, a una infección bacteriana de los folículos pilosos y de la dermis de la región mentoniana y del hocico del perro. La causa no se conoce. En un principio se pensó que era debido a una alteración hormonal como ocurre en la especie humana, pero parece ser que no tiene nada que ver. De hecho se presenta tanto en machos como hembras y casi en exclusiva en razas de pelo corto. Esto ha llevado a pensar que la causa serían pequeños microtraumatismos en la zona que darían lugar a rupturas de los folículos con infección bacteriana posterior. Parece estar claro que existe una predisposición de tipo genético.

El tratamiento no está claro, pero en principio se deben evitar los traumatismos (juegos, pelotas, huesos), y administrar antibióticos durante 4 semanas, que desgraciadamente no resultan curativos. Es necesario el uso de un champú antibacteriano.

Ante cualquier síntoma, debe acudir al veterinarioen el centro veterinario Covivet, disponemos de todos los medios y herramientas para hacer un diagnostico rápido y eficaz de su mascota.